Evaluación impacto ambiental

Evaluación impacto ambiental

Cuando una empresa proyecta un nuevo desarrollo energético que pueda tener de algún modo consecuencias medioambientales, uno de los procedimientos que primordiales que se deberán realizar en una evaluación ordinaria de impacto ambiental.

Evaluación impacto ambiental

Para obtener del órgano sustantivo o administración competente la autorización necesaria para la ejecución del proyecto, será necesario realizar este procedimiento concreto incluido dentro del proceso administrativo general.

El procedimiento ambiental en la EU se regula a través de la Directiva 2011/92/UE, de 13 de diciembre, con título “evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y privados sobre el medio ambiente”. En España esta Directiva se ha transpuesta por la Ley de evaluación ambiental, 21/2013, de 9 de diciembre.

La aplicación de esta Ley es para todo el territorio Español, pero esto no es incompatible con la competencia que tienen las comunidades autónomas a dictar normas complementarias de protección, que únicamente se impondrán en la autonomía en la que se dicten.

Los trámites del procedimiento de evaluación de impacto ambiental pueden ser ordinarios o simplificados en base a proyecto que se pretende desarrollar.

Evaluación Ordinaria

Proyectos sometidos a esta evaluación son:

  • Refinerías de petróleo bruto.
  • Instalaciones de gasificación – licuefacción (mínimo 500 toneladas de carbón o pizarra bituminosa por día).
  • Centrales térmicas (mínimo 300 MW).
  • Centrales nucleares (potencia máxima 1 kW de carga térmica)
  • Almacenes de petróleo, productos petroquímicos o químicos (capacidad mínima 200 T)
  • Parques eólicos (con 50 o más aerogeneradores)

Evaluación Simplificada

Este procedimiento simplificado se utiliza en los proyectos citados anteriormente que no alcanzan los umbrales señalados, además de:

  • Instalaciones producción de energía hidroeléctrica.
  • Almacenamiento de subterráneo de gases combustibles.

Para determinar el alcance que el promotor del proyecto tendrá que dar al Estudio de Impacto Ambiental a realizar, previo al inicio formal del procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinario, se podrá solicitar al órgano ambiental la elaboración de un documento que determine el procedimiento oportuno a seguir.

El estudio de Impacto Ambiental deberá contener de forma genérica una descripción amplia del proyecto con las previsiones sobre:

  • Utilización del suelo y otros recursos naturales.
  • Estimación de tipos y cantidades de residuos vertidos.
  • Emisiones de materia y energía resultantes.
  • Estudio alternativas del proyecto.
  • Evaluación de efectos: directos e indirectos.
  • Sinérgicos y acumulativos sobre la población.
  • Salud Humana.
  • Flora y Fauna.
  • Biodiversidad y Geodiversidad.
  • Suelo y Subsuelo.
  • Agua y Aire
  • Factores y cambios climáticos.
  • Paisaje y bienes materiales incluyendo patrimonio cultural.
  • Interacción de todos estos factores durante: ejecución – explotación – abandono o demolición.

Reglas generales

El estudio también deberá incluir: Las medidas que se adoptarán para prevención, corrección e incluso compensación para los efectos adversos que se produzcan al medio ambiente. Programa vigilancia ambiental. Resumen y conclusiones del estudio en términos sencillos y claros.

La administración competente, realizará obligatoriamente, durante el procedimiento de autorización del proyecto trámites de información pública, solicitud de opinión a las Administraciones Públicas y personas que se vean involucradas en el proyecto para que puedan realizar informes, presentar observaciones o alegaciones que consideren oportunas del proyecto.

Una vez realizado lo anteriormente descrito, el promotor deberá entregar en la administración competente u órgano sustantivo:

  • Documentación requerida por legislación sectorial correspondiente.
  • Solicitud inicio de evaluación ordinaria impacto ambiental.
  • Documento técnico del proyecto.
  • Estudio impacto ambiental.
  • Informes y alegaciones de trámites de información pública.
  • Consultas a las Administraciones públicas y personas a las que concierne.
  • Observaciones que considere oportunas el órgano sustantivo.

Conclusión final

Toda esta documentación será enviada por la administración competente al órgano ambiental para que efectúe un análisis técnico del expediente donde se evaluarán los efectos ambientales del proyecto, una vez concluido se formulará la declaración de impacto ambiental.

Esta declaración de impacto ambiental puede resultar favorable o desfavorable a la ejecución del proyecto y será un informe de carácter determinante y preceptivo. Si la declaración es positiva dispondrá los requisitos para el desarrollo del proyecto, marcando las medidas correctoras y compensatorias que serán tomadas por el promotor.

La declaración de impacto ambiental emitida por el órgano ambiental no admite recurso, por lo que su refutación tendrá que hacerse impugnando el acto administrativo que dicte la autorización o denegación del proyecto energético.

¿Quieres leer más artículos como este? Ir a alvaroledonass.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *