Arbitraje internacional: función y actuación

Arbitraje internacional

Para la resolución de conflictos mercantiles, que sobrevienen entre empresas o sociedades con domicilio y/o residencia en diferentes países al propio o con importantes cuestiones de vinculación con un ordenamiento jurídico extranjero, existe el Arbitraje internacional comercial, vía a la que recurren muchas empresas antes de acudir a los tribunales.¿En qué consiste?- Se trata de un proceso que intenta ofrecer una solución adecuada a las discusiones que aparecen entre la sociedad exportadora y su contrario en el extranjero, aprovechando la capacidad que tiene un árbitro de solucionar y zanjar conflictos.

Por tanto, el arbitraje es un recurso alternativo a la Administración de Justicia. En este caso se nombra libremente entre las partes un tercero imparcial el “árbitro”. Si el conflicto, así lo requiere, por su complejidad, también cabe la posibilidad del nombramiento de un tribunal arbitral compuesto por un máximo de tres árbitros encargados de solventar la disputa comercial internacional existente.

Las partes implicadas entre otras cuestiones deberán establecer, además del número de árbitros, el idioma empleado, ubicación para la celebración del procedimiento y la ley de aplicación.

Las partes implicadas en una disputa podrán someterse, si así lo desean, a un arbitraje internacional cuando lo hayan pactado libremente en la formulación del contrato en caso de conflicto. Dicha elección depende de la autonomía de la voluntad de las partes y existen diferentes métodos de arbitraje.

Procedimientos de arbitraje internacional:

Arbitraje de equidad: en este caso el conflicto será resuelto por los árbitros en base a su fidedigno conocimiento y entendimiento.

Arbitraje de derecho: para la conclusión de la disputa, los árbitros lo hará en base a un ordenamiento jurídico previamente determinado en el contrato por los intervinientes. Si en el contrato no está asignado el ordenamiento jurídico serán los árbitros quienes lo determinen dependiendo del contrato o de hábitos y rutinas que en su proceso sean de aplicación.

Arbitraje institucional: los intervinientes obedecen a una institución arbitral que gestionará y administrará el procedimiento conforme a su estatuto y reglamento propios.

Arbitraje ad hoc: simultáneamente o no con las partes, el árbitro elabora el procedimiento sin solicitar cooperación directa a una institución arbitral para su tramitación, excepto acuerdo contrario.

Etapas del procedimiento arbitral:

Por norma general una actuación arbitral sigue los siguientes pasos:

1.- Presentación demanda

2.- Traslado demanda (notificando al demandado)

3.- Contestación demanda

4.- Selección del tribunal arbitral: se efectúa por ambas partes. En caso de que el demandado no responda a la demanda perderá su derecho a elección de árbitro, y la constitución del tribunal arbitral podrá realizarse sólo por una de las partes.

5.- Instrucción: en este paso se cita a las partes y se celebran las audiencias donde se presenta las pruebas para más adelante exponer conclusiones e iniciar cierre de procedimiento.

6.- Fase decisoria: en este momento el árbitro tras haber escuchado y estudiado minuciosamente las alegaciones de las partes toma una decisión dando como resuelto el conflicto, esto se conoce como “laudo arbitral”. Cada una de las partes es notificada y si ambas están conformes se procede a la firma del laudo. En caso de no estar de acuerdo se solicitará una corrección del laudo hasta que se alcance consenso entre los intervinientes, momento en el que se firma el laudo arbitral y queda zanjado el proceso.

Para las sociedades que operan en ámbitos internacionales, el arbitraje comercial internacional ha supuesto un mecanismo ventajoso frente al recurso en Tribunales de Justicia.Algunas de sus principales ventajas son: no tener que someterse a legislación y tribunales de un país determinado consiguiendo así un proceso más neutral, mayor rapidez en la resolución del conflicto, aportación de documentación más flexible, procedimiento confidencial pudiendo evitar su divulgación pública.

¿Quieres leer más artículos como este? Ir a alvaroledonass.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *